Cultos

Como ya se indica en nuestras Reglas, el fin primordial de esta Corporación es dar mayor Culto a Dios Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento y a su Madre Santísima la Virgen María.

Por su carácter Sacramental y Mariano, esta Hermandad da preferencia en sus Cultos a los dedicados al Augusto Sacramento del Altar, fuente de santificación de todos los hermanos y promoverá y estimulará la devoción y el Culto a las Animas Benditas y a la Santísima Virgen en sus dos advocaciones, gloriosa de Roca-Amador y dolorosa en el Misterio de su Soledad. También, nuestra Hermandad se siente especialmente comprometida en fomentar la devoción al que fuera Hermano Mayor Honorario y Director Espiritual de nuestra Corporación, Beato Marcelo Spínola, y sobre  todo y fundamentalmente, proponerlo a nuestros hermanos como modelo y ejemplo de vida cristiana a seguir.

Asimismo recordamos lo que se indica en nuestra Regla 2 en los denominados Fines de la hermandad:

Siendo “la liturgia la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza” (S. C. I. 10), siempre tendremos como fines específicos de esta Hermandad y meta especial de cada hermano, basar nuestra Piedad en el mayor Culto a Dios Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento, fomentando los actos de culto en su honor que se celebrarán con la mayor solemnidad, procurando la práctica frecuente de la Eucaristía, y organizando anualmente, para dar pública protestación de fe, una procesión con el Santísimo Sacramento por las calles de la feligresía; promover la devoción y fervor a  la Santísima Virgen en su Soledad, fomentando que en su Estación de penitencia de cada año a la Catedral, se vea rodeada del mayor numero de hermanos que la acompañen en estado de Gracia; estimular cuantos sufragios puedan organizarse en favor de las Benditas Almas del Purgatorio, tomando parte activa en ellos, sobre todo los dedicados a los hermanos difuntos; y esmerarse en la conservación y propagación de la devoción a Nuestra Señora de Roca-Amador, a la que, desde antiguo, tanto en esta Hermandad, como en la Parroquia de San Lorenzo, se venera con filial  espíritu. También, nuestra Hermandad se siente especialmente comprometida en fomentar la devoción al que fuera Hermano Mayor Honorario y Director Espiritual de nuestra Corporación, Beato Marcelo Spínola, y sobre  todo y fundamentalmente, proponerlo a nuestros hermanos como modelo y ejemplo de vida cristiana a seguir.

“La Sagrada liturgia no agota toda la actividad de la Iglesia,  pues para que los hombres puedan llegar a la liturgia, es necesario que sean llamados a la fe y a la conversión: ¿Como invocarán a Aquel en quien no han creído? O, ¿como creerán en El sin haber oído hablar de El? Y, ¿como oirán si nadie les predica? Y, ¿como predicaran si no son enviados? (S. C. I. 9).Por ello, esta Hermandad fomentará la más perfecta formación humana y religiosa de sus miembros, pues sabe que: “La formación debe considerarse como fundamento y condición de todo apostolado fructuoso” (A. A. VI, 29).

el 30 Enero 2012
Visto: 1865