Francisco Ruiz Rodriguez

31FranciscoRuizRodriguezEn 1884 nació Francisco Ruiz Rodríguez, a quien nadie conocía por su nombre, sino como «El Maestro Curro» o «Curro el dorador». Abrió su taller de talla y dorado en 1913 en la calle Siete Revueltas número 10, donde salieron excepcionales obras como fueron los pasos del Cristo de la Salud de San Bernardo, el del misterio de la de San Juan de la Palma o el de su Cristo de las Tres Caídas de San Isidoro.

Su relación con la Soledad se remonta a agosto de 1918 cuando un joven Antonio Petit García, poco antes de tomar la dirección soleana como mayordomo, le pidió presupuesto para una reforma integral del paso que fue aprobado, comprobando Sevilla el resultado el Viernes Santo siguiente. En 1921 ingresó en la nómina de hermanos de la Soledad y dos después ejecutó el segundo doselete tallado y dorado que tuvieron esas andas. Sin embargo aún le quedaría la responsabilidad de plasmar en madera dorada la idea del paso de Santiago Martínez, con el que mantuvo estrecha relación y amistad, a pesar de las lógicas discrepancias, debidas a la dificultad de la ejecución de esa obra de arte. El paso, que salió el Viernes Santo de 1951, fue elogiado por todos, labor que le fue reconocida con carácter oficial, ya que por este y otros trabajos le fue concedida por el Ministerio de Educación la Gran Cruz el Alfonso X El Sabio, que le impuso Antonio Petit García el 21 de septiembre de 1952.

No acabaría aquí su dedicación para su Hermandad de la Soledad, pues fue el gran protagonista de la reforma, restauración y redorado del altar de la Capilla en 1957, con motivo de los actos del IV Centenario. Francisco Ruiz Rodríguez, «El Maestro Curro», falleció en 1961.

on 19 Febrero 2012
Visto: 5331