En los Pregones - Francisco J. Ruiz Torrent


Francisco J. Ruiz Torrent (2002).

 

[…] aquel espíritu de nuestro admirado poeta, aquel que continuamente había llevado a Sevilla en los labios y en su corazón, había recuperado al fin los cielos que él creía perdidos y gozaba ya de esa Sevilla celeste y soñada que tanto había amado y de la visión de su Virgen de la Soledad, la más triste y solitaria de las Vírgenes sevillanas, pero a la que sin duda alguna sigue consolando y acompañando desde entonces como su más fiel y enamorado amante.

 

[…]

 

En Soledad, en la más absoluta y desconsolada Soledad, volverá María hasta su casa de San Lorenzo. Allí, antes de que la losa negra de su puerta se cierre, una voz romperá el aire de la medianoche despidiéndola con una saeta:

 

De la pasión dolorosa

de tu divino Jesús

sólo te quedan tres cosas:

Tu Soledad, una Cruz

y unas espinas sin rosa.

el 26 Noviembre 2011
Visto: 9931