En los Pregones - Rafael de Gabriel García


Rafael de Gabriel García (2004).

 

¿Qué pena se devanaba

                                                           entre camelias dormidas?

                                                           ¿Cuál sería el interrogante

                                                           que en tristeza la sumía?

                                                           ¿Qué becqueriano momento

                                                           entre las luces que brillan

                                                           llegando del Aljarafe

                                                           por el Bajondillo arriba?

 

                                                           Los cristales de los cierros

                                                           aéreo fulgor desprendían

                                                           que llegaba a la Alameda

                                                           por ambiente que suspira

                                                           porque llegue la Señora

                                                           que entre Soledad transita.

 

                                                           Aquella lejana tarde

                                                           de un Sábado de Sevilla

                                                           llegó su paso dorado

                                                           que de la Plaza salía

                                                           entre incienso y entre gente

                                                           que entristecidos venían

                                                           al hilo de su Dolor,

                                                           y es que todo allí sufría

                                                           en el silencio del barrio,

                                                           por sus lágrimas heridas.

 

La Cruz y las Escaleras

avanzaron suspendidas

y yo juro que escuché

el trinar de golondrinas

que llevaban en sus picos

las puntas de las espinas

de la Corona de Cristo,

que la Señora traía

en sus manos temblorosas

de Madre tan afligida.

 

¿Qué pena se devanaba?

que el mismo Cielo quería

bajar hasta San Lorenzo

aquella tarde tristísima,

más nadie supo decirle

ni una palabra de vida

ni su pena consolar

mientras su paso seguía

por calle Conde Barajas

para atravesar Sevilla...

 

Solos nos quedamos todos

y la Soledad se iba

con su pena devanada

entre camelias dormidas.


el 26 Noviembre 2011
Visto: 10692